sábado, diciembre 06, 2008

Si yo fuera...

Si fuera un mes: Junio
Si fuera un día de la semana: viernes
Si fuera un planeta: Marte
Si fuera una hora del día: 23:59 Hrs.
Si fuera una bebida: Champagne
Si fuera una fruta: Durazno
Si fuera un sabor: Chocolate
Si fuera un postre: Mousse de chocolate
Si fuera una comida: Tacos de adobada
Si fuera una parte del cuerpo: Ojos
Si fuera un CD: Canción Animal – Soda Stereo
Si fuera una canción: En la ciudad de la furia – Soda Stereo
Si fuera una asignatura: Estadistica
Si fuera un deporte: Rugby
Si fuera un número: 521
Si fuera una edad: 33
Si fuera un color: Naranja
Si fuera una ciudad o estado: Paris
Si fuera un invento: Fuego
Si fuera una película: El Padrino
Si fuera un actor/actriz: Sean Connery
Si fuera una carrera profesional: Química Industrial
Si fuera un país: Australia
Si fuera un sentimiento: Pasión
Si fuera una virtud: Paciencia
Si fuera un defecto: Arrogancia
Si fuera un artista/banda: Soda Stereo, boludos!
Si fuera un libro: El Coran

Bítacoras electrónicas

Bitácoras electrónicas… Ja ja ja ja. Ando rondando ya a los 40’s y las platicas en los amigos comienzan a girar alrededor de los “viejos tiempos”. De los recuerdos de lo que se ha hecho en tiempo pasado, y algunas platicas de lo que se quiere hacer en tiempo futuro. Y sobre todo lo que acontece en tiempo presente. Del tiempo pasado recordamos y nos damos cuenta de los avances tecnológicos que afectan nuestra vida diaria y la dinámica de las relaciones interpersonales.

Siendo adolecentes en los 80’s, no teníamos teléfonos celulares ni Internet. Cuando necesitamos hablar con alguien, le llamábamos al “fijo” si no estaba le dejábamos recado. Podían pasar hasta 3 días antes de que la persona que buscábamos nos regresara la llamada. Contrasta con nuestra molestia actual si la persona que buscamos no contesta o tiene apagado su celular. Si teníamos que consultar información para un trabajo escolar no teníamos wikipedia o google… teníamos que usar el fichero de la biblioteca.

Algunas actividades son más sencillas en el tiempo presente. Pero teníamos más oportunidades de interacciones personales y de desviar nuestra atención hacia temas casuales que terminaban con ser sorprendentes. En tiempo presente se nos presentan muchas oportunidades que en tiempo pasado no existían. La oportunidad de ejercer nuestro poder de imaginación al visitar lugares que de otra manera no nos sería posible, la libertad del intercambio de información con personas de todos los puntos del planeta en casi tiempo real.

Es sin duda uno de los elementos que cambia la dinámica social el intercambio de información entre integrantes de distintas culturas, que tienen como punto común el uso de la tecnología disponible en este momento.

Me da gusto vivir en estos tiempos con estas herramientas disponibles.