sábado, enero 08, 2011

Pescaditos Girando

¿Te he dicho que algún día veremos el sol de medianoche juntos?

Experimentaremos una noche ártica con solo el calor de nuestros cuerpos para mantenernos vivos.

Un destino lejos de aquí, caminos que recorrer con la aceleración de los latidos de tu corazón.

Instantes eternos en movimiento.

Aguas turbias aclarando el camino, aceleración marcando el ritmo, pescaditos girando de acuerdo solo en te quiero a ti.

Siguiendo el ritmo de los latidos de mi corazón, un mapa cuidadosamente trazado con la luz de una vela, resguardado en el ático de mí ser.

Y mis pensamientos...

Logran lo que tus palabras alguna vez intentaron poder hacer. Al tomar el camino hacia el destino de tu razón.

Destinos compartidos por un fugaz encuentro en el tiempo. Corazones libres de las cadenas de plata. Caminos que hemos de recorrer.

En un océano vasto como el universo mismo te atreviste a navegar y buscar el camino hacia aquí. Pulsares y quásares guiaron tus pasos, estrellas y cometas marcaron el camino.

Todo está dicho y aún hay tanto por decir, todo está sentido y queda aún tanto por sentir, en la frontera de la luz y oscuridad te espero.

Te asechare como el cazador persigue a su presa, serás el alimento que calme mi hambre, tu destino unido al mío y el nuestro a la eternidad.

Frío es lo que nos hará falta para calmar el fuego que arde dentro de nosotros.

Y al final solo recuerdo a tus pescaditos girando diciendo:

Te quiero a ti.